Habas

Imprimir

LA HUMANIDAD lleva varios milenios consumiendo habas, hasta el punto de que es posiblemente la leguminosa que se cultiva desde más antiguo.

 

Propiedades e indicaciones

Las habas tiernas, contienen una considerable proporción de proteínasde buena calidad biológica (5,6%), hidratos de carbono en forma sobre todo de almidón (7,5%) y apenas grasas (0,6%). Entre sus vitaminas, destacan la B1 (0,17 mg/100 g), los folatos (96,3 µg/100 g), así como la vitamina C (33 mg/100 g), de la que contiene la mitad aproximadamente que el limón.

El hierroes el mineralmás abundante en las habas (1,9 mg/l00 g), casi tanto como en la carne. Se trata de hierro no hem, cuya absorción se potencia por la presencia simultánea de la vitamina C.

Las habas se recomiendan en caso de anemia hipocroma o ferropénica (por falta de hierro), así como en el embarazo, en la adolescencia, en los deportistas, y en la convalecencia de enfermedades infecciosas o de intervenciones quirúrgicas.

 

  1. Crudas: Así se consumen cuando son muy tiernas, aunque no siempre son bien toleradas. Conviene desechar la piel, que puede causar flatulencia y trastornos digestivos.
  2. Cocinadas: Es la forma más recomendable de consumir las habas. El calor y el agua inactivan las pequeñas cantidades de lectinas que pudieran contener, al igual que las otras leguminosas. Un corto hervor o una cocción al vapor son más que suficientes para destruir cualquier toxina y hacerlas perfectamente digeribles.
  3. Secas: El desecado es el proceso tradicional para conservarlas, aunque con él se pierde una buena parte de su riqueza vitamínica (no mineral). Las habas secas requieren un tiempo de cocción bastante prolongado.

 

Favismo

Existe un pequeño porcentaje de habitantes de los países mediterráneos que sufre por causas genéticas una intolerancia a las habas. Cuando estos individuos comen habas sufren hemolisis (destrucción de la sangre) y diversos trastornos conocidos como favismo.

2013. Todos los derechos reservados IICCA
Download Joomla Templates