Miel de abeja

Imprimir

MIEL es el producto estrella de la COLMENA. Es elaborada a partir del néctar recolectado de las flores y almacenado en su primer estómago, donde es digerido y parcialmente convertido en miel.

La miel de abeja es un alimento energético por excelencia, porque tiene componentes como glucosa y fructosa, que son absorbidos directamente en el tubo digestivo, aportando energía a los músculos esqueléticos. Es como un regalo que la naturaleza nos proporciona, pues contiene casi todo lo que el ser humano necesita para vivir, por lo que se la considera un alimento importante que además de su delicioso sabor, tiene propiedades nutricionales y medicinales. Como edulcorante, tiene un potencial una vez y media mayor que la sacarosa o el azúcar.


Propiedades e indicaciones

Es importante reconocer que la miel de abeja no solo compensa necesidades en la cocina del chef, sino también que satisface las necesidades de salud de todo aquel que sostenga su uso. Sin embargo, no podemos olvidar que su uso es aplicable y beneficioso para la belleza. Esto nos confirma que no estamos hablando de un alimento cualquiera sino más bien de una “Fórmula Mágica” para la salud, la cocina y la belleza.

Es preferida por muchos debido a su inigualable sabor y su gran contenido nutricional.

Cuando se ingiere, la miel ayuda a mitigar el hambre y el cansancio, además de fortalecer el sistema inmunológico y aliviar ciertas enfermedades como la gripe y tos.

Es una gran fuente de energía, se absorbe fácilmente por el estómago y tiene efectos laxantes y tranquilizantes.

La miel de abeja está compuesta por agua 17 a 22 %, y azúcares simples (levulosa y fructosa)  un 70%. El resto está compuesto por ácidos orgánicos, aminoácidos, proteínas, flavonoides, enzimas, vitaminas y minerales.

Es curioso saber que por cada cucharada, este delicioso producto contiene solo 60 calorías, 17 gr. de carbohidratos, 16 gr. de azúcar, y no tiene grasa, ni sodio. Es rica en vitamina B6, tiamina, niacina, riboflavina y ácido pantoténico.

Son conocidos los poderes curativos de la miel como: antiséptico, antibacteriano, antiinflamatorio, antioxidante, depurativo, emoliente (ayuda a reducir inflamaciones), regenerador de los tejidos conjuntivos, antianémico, inmunoestimulante (estimula las defensas), cicatrizante, energizante, inmunosupresora (elimina toxinas), fortificante, laxante, diurético y bactericida, entre otras aplicaciones terapéuticas.  

 

El poder curativo de la miel de abeja

  • Tos: Hervir un limón en agua que lo cubra, durante 10 minutos hasta que ablande la corteza, cortar por la mitad y extraer el zumo. Agregar 2 cucharadas de glicerina y una taza de miel, mezclando bien. Tomar 1 cucharadita cada 4 horas.

  • Quemaduras: Los emplastos de miel colocados sobre quemaduras y heridas proporcionan un rápido alivio al dolor y a la picazón, y ayudan a la cicatrización.

  • Úlceras, estómago, duodeno: Tomar 1 cucharadita de miel 1 hora antes del desayuno, diariamente. Trague lentamente la miel después de ser diluida en la boca.

  • Trastornos intestinales e inflamaciones: Disuelva miel en una jarra con agua y tómese como bebida diaria. Actúa eficientemente como antiséptico de la flora intestinal, especialmente si se trata de niños lactantes.

  • Estreñimiento: 1 ó 2 cucharaditas de miel diluidas como endulzante en 200 gr de cualquier alimento ayuda a controlar la actividad de los intestinos.

  • Sistema nervioso e insomnio: 1 cucharadita de miel, 6 veces al día, le proporcionará tranquilidad y sosiego. Fusionada con leche (2 cucharaditas) le proporcionará un sueño agradable.

  • Riñones: La miel consumida en abundancia, actúa como un lavado natural de los riñones y es un excelente diurético.

  • Resaca: Combinar 1/2 taza de miel con 1/2 taza de hielo picado. Tomar a la hora de acostarse para prevenir la resaca. 1 cucharadita de miel puede atenuar en parte los efectos del alcohol ingerido.

 

Consejos

  • Remplace la azúcar por miel en las bebidas, cereales y postres.

  • Al hornear galletas, use miel para reducir desmoronamientos.

  • Para conservar frutas frescas, báñelas en una mezcla de miel con agua. Así evita que se tornen oscuras.

  • También puede preservar vegetales cubriéndolos con esta misma mezcla.

  • Para darle un toque especial a la carne asada, unte un poco de miel cuando aún esté cruda y otro poco cuando ya esté sobre el asador.
2013. Todos los derechos reservados IICCA
Download Joomla Templates