Amaranto (coime)

Imprimir


 

EL ORIGEN de la planta de amaranto se ha ubicado en Centro y Norteamérica (México y Guatemala) y Sudamérica (Perú y Ecuador). Junto con el maíz, el fríjol y la chía, el amaranto fue uno de los principales productos para la alimentación de las culturas precolombinas de América. Para los mayas, aztecas e incas el amaranto fue la principal fuente de proteínas y se consumía como verdura y grano reventado. Con la llegada de los españoles a América y durante la Conquista, el amaranto fue eliminado de la dieta indígena por razones religiosas y políticas. La cultura del cultivo y consumo del amaranto casi desaparecen, solamente en los lugares más apartados de la conquista española se mantuvo la producción de amaranto.

 

Propiedades e indicaciones

El amaranto es el producto de origen vegetal más completo, es una de las fuentes más importante de proteínas, minerales y vitaminas naturales: A, B, C, B1, B2, B3; además de ácido fólico, niacina, calcio, hierro y fósforo. Además, es uno de los alimentos con altísima presencia de aminoácidos como la lisina. La cantidad de proteína de la semilla de Alegría es mayor que la de los cereales. Contiene el doble de proteína que el maíz y el arroz, y de 60 a 80 por ciento más que el trigo.

El amaranto se puede utilizar integralmente como un recurso para proporcionar a la población los requerimientos proteicos y de calorías, los cuales en la actualidad se obtiene tan sólo de 20 especies vegetales como el trigo, arroz, mijo, sorgo, papa, fríjol, soya, azúcar, etc.

Un estudio realizado por la Academia Nacional de Ciencias de los Estados Unidos para conocer vegetales poco explotados pero con gran potencial, demostró que el amaranto es uno de los 36 cultivos más prometedores del mundo, por esta razón la misma academia lo describió como "El mejor alimento de origen vegetal para consumo humano".

El Amaranto es una maravilla ya que se aprovecha todo: el grano y la planta en si, como verdura o forraje para los animales. Es una planta maravillosa ya que tanto las hojas como las semillas son de un alto valor nutritivo. Las hojas tienen más hierro que las espinacas.

Es un alimento que en algunos aspectos se parece a la leche ya que es rico en proteínas y contiene calcio y otros muchos minerales. Tiene un alto nivel de proteínas, que va del 15 al 18 % pero además lo interesante es su buen equilibrio a nivel de aminoácidos y el hecho de que contenga lisina que es un aminoácido esencial en la alimentación humana y que no suele encontrarse (o en poca cantidad) en la mayoría de los cereales.

Contiene entre un 5 y 8% de grasas saludables. Destaca la presencia de Escualeno, un tipo de grasa que hasta ahora se obtenía especialmente de tiburones y ballenas.

Su cantidad de almidón va entre el 50 y 60% de su peso. Por estos motivos el amaranto es un recurso comprobado en la lucha contra la desnutrición y la pobreza.

Estudios realizados por los Servicios de Salud de San Luis Potosí han demostrado su utilidad contra la desnutrición infantil, llegando a reportarse hasta un 52 por ciento de efectividad en diversos grados de desnutrición.

Las aplicaciones medicinales del amaranto son las siguientes:

  • Diarrea: El amaranto ha sido aprovechado desde tiempos prehispánicos: las hojas se utilizaron para infusión contra la diarrea no sólo por su valor nutritivo, sino también por las propiedades médicas que se le atribuyen y se han confirmado con las investigaciones realizadas durante los últimos años.

  • Cáncer de colon: Recientes estudios demostraron que una gelatina con alto contenido de fibra, elaborada con base de amaranto, nopal y harina de brócoli, podría prevenir el cáncer de colon.
  • Enfermedad celíaca:El grano de amaranto no posee gluten, una sustancia que contienen la mayoría de cereales, por lo que es un alimento apto para celíacos. Incluso como cereal (papilla) de amaranto se recomienda para pacientes con problemas bucodentomaxilares, geriátricos, desnutridos y oncológicos.

  • Enfermedades cardiovasculares: El amaranto es un alimento cardiosaludable debido a su contenido en carbohidratos de lenta absorción, a su grasa rica en ácidos grasos esenciales, fibra, calcio y magnesio. El grano de amaranto tiene un porcentaje de aceite superior al de los cereales, y en la composición de estos aceites destaca la presencia de ácido oleico y ácido linoleico. Este tipo de grasa ejerce una función cardioprotectora. Si bien son conocidos los beneficios del Omega 6 para la salud, además el aceite de amaranto (y sus semillas en menor proporción), contienen potentes antioxidantes naturales como es escualeno. Se estima que la actividad antioxidante de esta sustancia es tres veces superior al poder antioxidante de la vitamina C.
    El alto contenido en calcio, fibra y potasio de las hojas y los granos resulta diurético y beneficioso para los vasos sanguíneos y la salud del organismo en general, pudiendo actuar en el tratamiento natural de la hipertensión.


  • Anemia: El hierro contenido en sus hojas ayuda a prevenir la anemia, en especial en los niños y mujeres embarazadas y en estado de lactancia.

 

Usos del amaranto (coime)

La planta de amaranto es un producto que se puede aprovechar integralmente, tiene múltiples usos, aplicaciones y subproductos:

  • Verdura: de esta se obtienen las hojas para sopas y ensaladas.

  • Planta de ornato: para la elaboración de arreglos florales.

  • Grano: se destina para semilla, germinados, cereales, harinas e insumos industriales.

  • Esquilmo: para obtener forrajes para animales, abonos para los cultivos y camas para los cultivos de vivero.

 

La planta del amaranto puede utilizarse prácticamente en su totalidad. Los tallos se consumen como verdura y sus hojas se pueden añadir a diferentes guisos o emplear para la elaboración de sopas, cremas o tortillas. También sirven para hacer pasteles y postres deliciosos y muy nutritivos.

2013. Todos los derechos reservados IICCA
Download Joomla Templates